Sólo vine a hablar de mi libro
17/7/2009

La sombra del lujo y el glamour, por Ruy Cárlez Fazón

Una tormenta tropical consecuencia del calentamiento global se abatía sobre Viena, con truenos, rayos, centellas, gran aparato eléctrico y profusión de sombras tenebrosas proyectadas sobre sitios insospechados. Onofre avanzaba, envuelto en una capa de basto fieltro, hacia la estación del tren, donde le esperaba una de las mayores de las sorpesas de su vida. Ya oía, ya escuchaba, al tren eléctrico soltar su silbido a través de la chimenea, sonido que auguraba lo que iba a ocurrir, lo que sin duda tenía que pasar. La lluvia en la intemperie disolvía las miasmas de la estación, miasmas con lujo y glamour, pero miasmas al fin y al cabo, miasmas que penetraban por todos los orificios, incluso el conector USB de su ordenador, conector que tendría que desmiasmar sin esperar mucho más… desmiasmamiento que tendría que esperar, porque en ese momento…
Se escuchó un tremendo trueno que se hizo luz y proyectó la gorra del jefe de estación sobre su bandera roja, y el tren paró…
Y en ese momento, Niki bajó del tren, y la luz lo iluminó de tal manera, Onofre percibió la sobra de los hoyuelos de su frente, los lóbulos de sus orejas, ¡las arrugas del codo!
No le cupo la menor duda. Con esos rasgos, tenía que ser familia suya. Cercana, además.
Onofre se le abrazó, llorando y gritando
-¡Cuñadooooo!

Ningún comentario »

Sin comentarios.

RSS feed de comentarios a esta historia. TrackBack URI

Deja un comentario

This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1